martes, 19 de marzo de 2013

Hoy por Hoy... Con fuerte presencia en el Vaticano

Atrás quedo la persecución y el escarnio... hoy, gozan de prestigio y respeto!
En la historia reciente de la iglesia, los jesuitas gozan de gran influencia dentro del Vaticano por ser una orden muy disciplinada hasta el detalle, por lo que han sido los encargados de planear y orquestar los peregrinajes papales y para que manejen su red mundial de telecomunicaciones.

Hasta la llegada de Juan Pablo II los jesuitas llevaban íntegramente la Radio Vaticana. Quienes trabajaban allí vivían en la que ahora será la residencia del Papa emérito, Benedicto XVI. Juan Pablo II convirtió esa casa de jesuitas en un convento para monjas de clausura que cada cuatro años rotaran para rezar sólo y exclusivamente por el Papa y por la Iglesia católica.


La última congregación que vivió allí, abandonó el convento Mater Ecclesiae en noviembre cuando Benedicto XVI ya había tomado definitivamente la decisión de renunciar.


Es notable y evidente la influencia de los jesuitas dentro del Vaticano:
El mismo portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, pertenece a esta orden y además de dirigir la Sala de Prensa, es también director de Radio Vaticana y hasta hace pocos meses, también director del Centro Televisivo Vaticano.

El trabajo de los jesuitas es tan extenso que al superior de la orden se le conoce como 'el Papa negro' por el gran poder que tiene. Él nombra a los superiores y directores de importantes obras en todo el mundo.

Sbk? Los jesuitas dirigen al Observatorio Astronómico del Vaticano.


Otro factor de Poder? Es la orden religiosa masculina más numerosa en el mundo
Hasta enero del  2012, se contabilizaron a 17.637 miembros, entre sacerdotes, estudiantes y hermanos, siendo entonces la mayor orden religiosa masculina católica hoy en día.
Casi 18,000 miembros!
Repartidos en los cinco continetes y presentes en 127 países

Si es asi, Por que los Jesuitas son reacios a volverse Papas?
Se decía que el cardenal de Milán, Carlo María Martini, otro jesuita, era uno de los favoritos al inicio del cónclave de 2005 en el que resultó elegido Benedicto XVI. Pero, como adolecía de mal de Parkinson, igual que Juan Pablo II, dijo que "la Iglesia no necesita otro papa enfermo" y se excusó de la selección. Se dice que en el mismo cónclave, Bergoglio fue el segundo cardenal más votado, pero dejó claro a sus correligionarios que no quería el puesto, lo que abrió el camino para Benedicto XVI. 

El reverendo Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, describió esta faceta de los jesuitas, cuando dijo que  "(ellos) son conocidos por su disposición para servir a los demás, no por ejercer la autoridad"

lunes, 18 de marzo de 2013

Del Siglo XIX a nuestra Época: La Batalla continua!

1773: No todas las batallas estaban perdidas
El Papa Clemente XIV, cedió ante las presiones de Francia, España, Portugal y de las dos Sicilias, y mediante el breve Dominus ac Redemptor suprimió la Compañía de Jesús.
Los sacerdotes jesuitas podían convertirse al clero secular; los escolares y hermanos coadjutores quedaron libres de sus votos. El P. General, Lorenzo Ricci, y su Consejo de Asistentes fueron apresados y encerrados en el Castillo Sant'Angelo (Roma) sin juicio alguno.

Sin embargo, en Rusia -concretamente en Bielorrusia- y Prusia el edicto de supresión no fue promulgado por los monarcas. Jesuitas de toda Europa aceptaron la oferta de refugio hecha por la zarina Catalina la Grande, quien esperaba continuar así, con el apoyo intelectual de la Compañía, la obra de modernización iniciada por Pedro el Grande.


En 1789 —el mismo año en que la Constitución de EU entró en vigor y en el que se inició la Revolución francesa— fue fundada por el Obispo John Carroll -exjesuita- la universidad católica más antigua de EU, la Universidad de Georgetown, en Washington D.C.; en el siglo XIX, esta universidad sería integrada a la Compañía restaurada



De 1814 los rusos expulsan a los jesuitas.
Los Generales (Fortis, Roothaan y Beckx) vuelven a instalarse en Roma después de un paréntesis de 40 años. Durante el siglo XIX la SJ sufre las consecuencias de las revoluciones políticas de corte liberal y tiene que afrontar numerosos ataques. Acaba siendo nuevamente expulsada de Portugal, Italia, Francia, España, Nicaragua, Colombia, Ecuador, Alemania, etc.

Durante ese tiempo, resurgen en Italia, pero la situación política obliga al Padre General Luis Martín a abandonar Roma y a gobernar desde Fiésole.

A pesar de estas expulsiones y conflictos, el número de jesuitas va ascendiendo lentamente. Cuando los jesuitas alemanes fueron expulsados por Otto von Bismarck, cientos de ellos se trasladaron a Norteamérica y colaboraron en la evangelización del interior de los EU


Padre Pro
antequera
patzcuaro
michoacan

PD Todas las imagenes de los comentarios de hoy, muestran edificaciones construidas por los jesuitas en nuestro hermoso pais... solo investiga a fondo y quizá encuentres varias opciones para una excelentes vacaciones o fines de semana de descanso, no lo crees?

Jesuitas: Constructores de la Identidad Nacional



Una época muy dura para América: El continente era dominado por las monarquías europeas
Y México no era la excepción, estabamos bajo el yugo de los españoles...
Los jesuitas, ayudaron en mucho a formar la identidad de la que ahora gozamos los mexicanos!
Fue durante esos años que los jesuitas frecuentemente publicaban sus extrañamientos dirigidos a las coronas del viejo continente, incluso, muchos de ellos escribían desde el exilio impuesto por los tiranos!

Incluso, hay estudiosos que dicen que la mayoría de los "independentistas" se formaron en las escuelas jesuitas.
Lo que nadie puede negar son las aportaciones de jesuitas como Xavier Clavijero o Francisco Xavier Alegre o Diego José Abad influyeron en los modos de concebir el escenario americano.



Los jesuitas,  constructores de la identidad nacional Méxicana
En la Historia de la revolución de la Nueva España, obra que rinde un análisis a la política y a la historia americana, Fray Servando Teresa de Mier explica las razones de la insurrección en la Nueva España:

El rompimiento de pactos y tiranías son las causas principales. No era en vano la desestabilización política en América, no eran los criollos o americanos los causantes de las revueltas. “Los americanos empujados por la dureza atroz, las continuas tiranías y exorbitantes injusticias, (…) pelean para sostener el pacto social de sus padres adquiridos por sus caudales, su sudor y su sangre (…), este es el punto de partida, esta es la causa de la insurrección, este, el motivo de la guerra.


Sbk?
El poema De Deo, Deoque Homine Heroica (Cádiz, 1769) de Diego José Abad, la Storia antica del Messico (Cesena 1780-81) de Francisco Xavier Clavigero, Rusticatio Mexicana de Rafael Landívar, la Historia de la Provincia de México de Francisco Xavier Alegre y De vitis aliquot mexicanorum: alirumque qui sive virtute, sive litteris Mexici (Bononiae 1791-1792) de Juan Luis Maneiro, son, entre otros textos en los que, sus autores, privilegiaron como objeto de sus narraciones a su patria, es decir, al lugar donde nacieron.

En general, la mayoría de los textos de Fray Servando Teresa de Mier, entre los que destacan su Manifiesto apologético, La idea de la Constitución y su Historia de la revolución, recurren a cierta concepción histórica que por mucho fue construida por los jesuitas mexicanos de la época.



Los escritos que aun se conservan, se manifestan las virtudes de los oriundos, exaltaron la naturaleza y la historia americanas.
Aunque cabe aclarar que la idea de Nación de la época, defendida como insignia independentista, excluía a gran parte de la población. Pues según indica el censo de 1810, los españoles y criollos apenas representaban 269.416 frente a 1.052.862 indígenas y 265.883 castas sólo en la intendencia de México

Empero, la idea de nación que visualiza Fray Servando tiene una influencia del pensamiento jesuita. Su modo de proteger y pensar la historia permite acercarnos a una visión más clara de nuestro presente


Pero tampoco podemos negar su labor pro-idependencia
Tan es asi, que el veto impuesto por el Vaticano fue bien recibido por muchas facciones del virreynato: incluso de otros independistas más moderados o mucho mas raccionarios que estos.
En fin.... prosigamos:

Fue el 25 de junio de 1767, cuando en plena fiesta del Sagrado Corazón y antes de rayar el alba, en la Casa Profesa y en todos los colegios de la Nueva España -en las misiones fue después- se presentaron las fuerzas armadas con el delegado del virrey que notificó que por orden del rey Carlos III, todos los jesuitas quedaban desde ese momento incomunicados y tendrían que salir para España sin más pertenencias que el breviario, la ropa puesta y el dinero que pertenecía a cada uno.

Los hijos de San Ignacio tuvieron que dejar el trabajo que realizaban en sus obras educativas (lo que supuso un duro golpe para la formación de la juventud en la América Hispana) y sus misiones entre indígenas, como las famosas Reducciones guaraníes y las menos célebres, pero no menos esforzadas misiones en el noroeste de México: Baja California, Sonora y Chihuahua, principalmente en la Sierra Tarahumara.

Lo mismo que las localizadas a lo largo del Amazonas (Misiones del Marañón)



Esta expulsión es un hecho que marca la trayectoria del país porque cuando los jesuitas salen de México se derrumba, por un lado, el sistema educativo, dado que la mayoría de las instituciones que ofrecían alguna formación, más allá de la doctrina cristiana, estaban en manos de la Compañía. Por otro lado, la administración centralizada que permitía el sistema de misiones presentaba un solo frente a los colonos, protegiendo y comunicando a los pueblos indígenas, principalmente del norte del país.

Pero cuales eran las razones por la que los reyes europeos querían minimizarlos?
Los jesuitas, a diferencia de otras órdenes religiosas se negaban a negociar nada con los estados no católicos. La actitud, entonces sin excepciones, de los defensores de los derechos de la Santa Sede contra los regalistas (los defensores de las regalías o derechos privilegiados de la corona en las relaciones de ésta con la iglesia) fue la verdadera causa para la extirpación de los jesuitas en los países católicos.

Esto explica también que el gobierno español supiera que la orden real iba a ser muy mal recibida y tomara precauciones para evitar cualquier intento de insumisión.
Los jesuitas, aunque desolados, se sometieron sin la menor réplica.

Entre los decires y maldecires que causaron su expulsión se achacaba a los jesuitas haberse enriquecido enormemente en las misiones, haber intervenido en política obstaculizando a los reyes de España y hasta haber planeado el asesinato de los reyes José de Portugal y Luis XV de Francia.

El despliegue de fuerzas y las amenazas evitaron que los alumnos, amigos y parientes de los jesuitas pudieran hacer nada más que un poco de ruido, sólo en Pátzcuaro, Guanajuato, San Luis de la Paz y San Luis Potosí hubo manifestaciones importantes de indignación popular e intentos de impedir la salida de los padres pero los ánimos se calmaron pronto gracias a las tremendas represalias: el visitador José de Gálvez ordenó la ejecución de 69 manifestantes. 

Después de un penoso viaje que duró mucho tiempo y que costó la vida a muchos, al llegar a España los jesuitas fueron desterrados otra vez, ahora a los Estados Pontificios a donde empezaron a llegar en lamentable estado de miseria en septiembre de 1768.





En México se restituyó La Compañía de Jesús hasta 1813
Unos quedaron a favor, otros en contra, los motivos eran circunstanciales
Como sabemos, en México, Morelos decretó la abolición de la esclavitud, pero hasta los tiempos de Juárez los jesuitas insistieron, con todo el apoyo del Vaticano, en que se les devolvieran sus propiedades (tierras y esclavos) o se les indemnizara.

Apelaron a los tribunales superiores "... no por tener el gusto de contradecir, sino por defensa de su honor y de sus privilegios, conviene que no ignore como tenemos renunciado el sitio que nos había dado D. Antonio Santa cruz, queriendo antes perder el derecho de una donación por su naturaleza irrevocable, que hacia todo el fondo de nuestra subsistencia en la ciudad, que ser causa de la molestia que de ello recibían algunas sagradas religiones". Dijeron ellos.


Obvio que la gente se dividiera entre unos y otros
Se sabe que muchos oaxaqueños acordaron darles la espalda a los Jesuitas, pero muchos de ellos los seguían apoyando de manera secreta; incluso llego a rumorarse que su expulsión provoco varias revueltas en Oaxaca


Conocida era la influencia benigna que tenían, no solo en los mexicanos mas educados...

Los Jesuitas tenían entre sus preceptos morales la salvación de las almas y se caracterizaron por su amabilidad e interés por que la juventud se ilustrara de las ciencias y la literatura, por lo tanto su predicación era constante.

Auxiliaban con sus donaciones a los pobres, visitaban y consolaban a enfermos, confesionarios incansables; estos detalles les generaron admiración y respeto de sus feligreses y se dice que introdujeron una verdadera reforma en el pensamiento de aquellos mexicanos, consiguiendo con el correr de los años, que por ejemplo, la hermosa Oaxaca, fuera una ciudad de devotos, cuyos habitantes no permitían el hurto, la embriaguez, el adulterio o el perjurio.


Como no iban a tener seguidores y benefactores dentro del catolisismo
Y a pesar de los muchos y preparados estudios históricos y literarios del siglo XX, que influidos por el liberalismo mexicano decimonónico y la historiografía emanada de la revolución mexicana, no obstante, fueron disminuidos en la valoración del periodo virreinal, el capítulo del extrañamiento de los soldados de Cristo o la labor literaria de algunos de los expulsos que hoy, deberían ocupar un ilustre lugar en las Artes y en Letras, pero sobre todo, en la historia de México.


Esta es una de las razones por la que poco conocemos la gran influencia de los jesuitas mexicanos: Los gobiernos priistas!
Y es precisamente en su labor de educador y formador del pueblo mexicano, en el que el gobierno domino con rigor casi despota, a las pasadas Secretarias de Educación: ocultando y minimizando la labor de grandes hombres ilustres cuya obra pudiera engrandecer a los mexicano sin importar si estos fueran de origen jesuitas o de cualquier facción religiosa o social. 

Recordemos os aquella frase celebre, que dice: "El pueblo que no conoce su pasado, esta condenado a repetirlo!"

Actualmente, además de las universidades, la Compañía de Jesús mantiene un número importante de colegios Jesuitas en México.

Hagamos un alto: México y los Jesuitas!

Tristemente en México poco se conoce de la gran labor de los jesuitas en el pais...
La razón, o algunas razones, la conoceras casi al final de comentario!
En tiempos de la colonia, llegarón a evangelizar los franciscanos (1524), dominicos (1526) y agustinos (1533), que en menos de 50 años lograran una rapidísima expansión.


Los jesuitas llegaron a México en 1572, pero se produce en el momento más oportuno. 
La recién nacida Compañía de Jesús, llega a la Nueva España brindando una ayuda de gran valor en colegios y centros educativos.

Tan solo dos años despues, en 1574 se pusieron en marcha los trabajos de construcción de los Colegio San Pedro y San Pedro, en la capital del virreynato
Debido al éxito de estos colegios, se fundaron los colegios San Bernardo y San Miguel.
Con el tiempo, se fundo San Ildefonso que llegaría a ser el mas importante de la ciudad de México




Hacia 1645, la Compañía tenía en México 401 jesuitas, de los cuales unos atendían dieciocho colegios, cada uno de ellos con más de seis sujetos, y otros atendían parroquias o misiones

Por lo que a las misiones se refiere, muy al principio de su llegada, en 1591 para ser exactos, los jesuitas iniciaron en la periferia de México, al oeste y al norte sobre todo, en condiciones durísimas con frecuencia, unas misiones que llegaron a ser famosas en la historia del Nuevo Mundo.

A diferencia de las ciudades ubicadas en el centro del país, aquellas zonas eran ocupadas por "tribus primitivas" que no habían estado sujetas al imperio azteca, ni tampoco a la Corona española.
En esos lugares, los jesuitas realizaron una heroica acción misionera, casi siempre regada con la sangre del martirio.


Sbk?
Alfonso Trueba narra la epopeya misional sin suprimir ningún movimiento de esta grandiosa sinfonía trágica en varias obras, entre las que se recomiendan: Cabalgata heróica, El padre Kino, Ensanchadores de México.

Para conocer a los jesuitas, te recomiendo empaparte de la obra de Alfonso Trueba
México le debe un homenaje cordial a este gran patriota mexicano, que desde la benemérita editorial IUS, hizo más que ninguno para afirmar la historia cristiana en los mexicanos.


En 1632 llegaron al norte de México
En Sinaloa iniciaron la organización de los indígenas que vivían dispersos en los que los españoles llamaron rancherías.
También abarcaron Chínipas, Tepehuenes, Tarahumara, Pimería, California y Sonora, aunque la Compañía tuvo presencia en mas localidades.



Muchos territorios ya habían sido explorados años antes por los españoles, pero fueron los jesuitas quienes lograron establecer las bases de las actuales ciudades.
Un Ejemplo? Baja California
Cuando el explorador español Hernán Cortés llegó cerca de lo que hoy es La Paz en 1535, el clima estaba tan caliente que describió el área como "calida fornax" (superficie caliente). Algunos dicen que "Calida Fornax" eventualmente se convirtió en "California".


La derivación más romántica de "California" proviene de una novela española de principios de 1500 titulada "Las Sergas de Esplandian", en la cual una isla de oro y perlas era gobernada por una reina bárbara, Califa, y su banda de mujeres guerreras.

Sbk? Los mapas impresos en Europa mostraban a Baja California como una isla hasta el siglo XVII.

Los esfuerzos de Cortés por colonizar La Paz fracasaron y el asentamiento fue abandonado un año después. Fascinados con sueños de perlas y bienestar, otros trataron de establecerse en la península, pero no fue hasta 1697 que los Jesuitas arrivaron y lograron establecer un asentamiento.

Este asentamiento fue la Misión de Loreto, fundada por el Padre Juan María Salvatierra. Desde Loreto, una red de misiones se extendió, hacia el sur hasta San José del Cabo y al norte hasta Bahía de los Angeles.

Pero con los misioneros y los buscadores de perlas vinieron epidemias que afectaron a los indígenas de la localidad. En la actualidad existen algunos descendientes de la población indígena original excepto en la parte norte de la península





Los jesuitas organizaron a los nativos bajo el sistema conocido como "de misión"
Este sistema se basaba en el aprovechamiento de las mejores tierras agrícolas de los territorios conquistados, haciendo trabajar gratis a los indios cuatro días a la semana en esas tierras, dándoles derecho a trabajar dos días de la semana para ellos mismos en sus tierras.

Los misioneros jesuitas no solo se encargaron de enseñar espiritualmente, también les enseñaron a cultivar y aprovechar los métodos de cultivos europeos.

Obviamente los mas beneficiados fueron los jesuitas:
Este sistema de economía agrícola les dio la oportunidad a los jesuitas de controlar mas de las dos terceras partes de la producción agrícola de la misión y del capital humano*, lo que les dio a su vez, recursos para financiarse.

* Entiendase por capital humano a los esclavos
Efectivamente, los indios "evangelizados" fueron sus primeros esclavos.

Luego trajeron a miles de nativos de África que eran comprados a los piratas que los atrapaban y los trasladaban a América.
Los jesuitas destinaban a toda esa gente a trabajar las tierras... inculcando les que su condición de esclavos era por la voluntad de Dios.


Ya para el siglo XVIII, los jesuitas contaban con gran poder en Europa y en el Nuevo Mundo, mucho en parte a sus "auto-suficiencia" económica!   Pero también por sus Escuelas y Universidades!
No solo las misiones los proveían de fondos suficientes... La fundación de los colegios y la política cultural, causo gran hostilidad!

Poco saben, pero la enseñanza no figuraba entre los ministerios de competencia de la Compañía de Jesús en el momento de su fundación.
Al principio, Ignacio se había mostrado muy reacio a involucrarse en este terreno, ya que consideraba que los miembros de la orden habrían perdido tiempo precioso, que debía destinarse en cambio a los denominados ‘ministerios espirituales’



La decisión de fundar colegios y dedicarse a la enseñanza se presentó más bien como una necesidad, cuando el propio fundador y sus más estrechos colaboradores –ex alumnos de la Sorbona-tomaron conciencia de la profunda decadencia en la que se encontraban las escasas escuelas de formación para el clero y se plantearon el problema de instruir por sí mismos al propio personal.

En un primer momento, por lo tanto, la intención fue limitarse a la formación de jesuitas, pero muy pronto se añadieron las apremiantes solicitaciones de los laicos –príncipes, nobles o repúblicas-, con el objetivo de que los colegios pudieran ser también frecuentados por individuos externos a la orden. 


Pero la fundación de un nuevo colegio no era poca cosa, puesto que, según las Constituciones, era necesario tener la seguridad de contar con los medios para permitirle sobrevivir en el futuro: Ellos lo tenían

Y a diferencia de las casas profesas, los colegios podían poseer rentas propias a fin de mantener a sus profesores, ya que no estaba previsto ningún pago de parte de los estudiantes. De este principio de la gratuidad derivaron algunas otras características típicas de los colegios jesuitas, que ejercieron profunda influencia no sólo en el modelo educativo de la Compañía –es decir, en que sus escuelas se hallaran abiertas tanto a las clases altas como a las pobres- sino también en su historia.




Con frecuencia los colegios, empujados por la necesidad de sustentase, se convirtieron en el centro de verdaderas empresas, no sólo en Europa sino también en las tierras de misión, lo que les valió la crítica de haber dado vida a una real potencia económica.

Sbk?
Para el momento de la muerte de San Ignacio, en 1556, existían ya 33 escuelas, de las cuales 20 se hallaban en Italia; en 1580 habían llegado a 140 y a comienzos del siglo siguiente eran 245, de las cuales 51 se encontraban en Italia, distribuidas de modo bastante equitativo en todo el territorio.

Otra razón para ser Temidos y Odiados: Muchos de sus sacerdotes ocupaban altos cargos en los gobiernos, lo que ocasiono que tuvieran muchos enemigos políticos.
España y Portugal no estaban para nada de acuerdo a las libertades que el Vaticano otorgaba a los Jesuitas en las Américas, por lo que ambos países presionaban al Papa para disolver la orden.
Muchos reyes europeos querían ser ellos los que tomaran el control de los asuntos eclesiásticos y no la intelectualidad jesuita 


Por si fuera poco, con la llegada de la Ilustración, los nuevos pensadores no les agrado darse cuenta como la intelectualidad era casi dominada por los jesuitas.
Todo eso llevo, a que en 1762, el rey Luis XV expulsara a los jesuitas de Francia y confiscara todos sus bienes.
Él fue el primero, pero muchos gobiernos siguieron su ejemplo.


Finalmente, en 1773, y a pesar de haber resistido las presiones de Francia y España frente al empeño de éstas de que disolviese la orden de los Jesuitas, el papa Clemente XIV no mantuvo aquella entereza y disolvió oficialmente la orden, cerrando las misiones y las escuelas jesuitas.
Aquel acto le fue recompensado de inmediato con la devolución de los territorios previamente ocupados por Francia (Aviñón y el condado Venesino), y por Nápoles (señoríos de Benevento y Pontecorvo) por los monarcas francés y español.
Sería mucho después que termino la revolución francesa (1789-1793) cuando reaparecerían los jesuitas en Europa.

Continuemos...


Lecturas SUPER-Recomenables
Padre Eusebio Francisco Kino
Padre Gonzalo Tapia
Padre Villalta
Padre Julio Pascual
Padre Juan Fonte
Padre Nicolás Tamaral
Padre Hernando de Santarén
Padre Agustín de Campos
Padre Modesto Sánchez
Misioneros y su impresionante obra

domingo, 17 de marzo de 2013

Historia: Comencemos con San Ignacio de Loyola, su Fundador!


La orden, de profundas raíces vascas, nació en 1539 fundada por San Ignacio de Loyola con el objetivo de crear una compañía de hombres para que el Papa pudiera enviarlos donde fuera necesario.

Los religiosos que la conformaron fueron, San Francisco de Javier, el Beato Pedro Fabro, Diego Laínez, Alfonso Salmerón, Nicolás de Bobadilla, Simão Rodrigues, Juan Coduri, Pascasio Broët y Claudio Jayo en la ciudad de Roma.



Ignacio de Loyola nació, probablemente en 1491, en el seno de una familia noble de origen vasco de Azpeitia (Guipuzcoa)

En el bautismo le fue impuesto el nombre de Iñigo, y sólo muchos años después, en París, decidió cambiarlo por Ignacio, tal vez por devoción a San Ignacio de Antioquía. En un principio su padre lo había encaminado, sin éxito, en la carrera eclesiástica, pero poco antes de morir lo destinó a la carrera militar bajo las ordenes de Juan Velazquez y del rey Fernando.
Fue un caballero apasionado y emprendedor, que gustaba de las mujeres, las batallas y los honores.
Ya viejo, mirando hacia su juventud, Ignacio dijo de sí mismo: "Fui un hombre dedicado a la vanidad del mundo, para quien el mayor placer eran las artes marciales, con el vano deseo de adquirir celebridad".

Afortunadamente para el mundo, se encontro con la fe cuando tenía 31 años de edad
Luego de ser herido de gravedad en una pierna durante una batalla en Pamplona.
Estando en convalecencia leyo un ejemplar de Vita Christi (de Ludolfo de Sajonia) y un libro sobre la vida de los santos de edición vulgar (la Leyenda áurea, de Jacobo de Varagine) (Autobiografía)

En un comienzo, Ignacio interpretó tales lecturas en absoluta clave caballeresca (las vidas de San Domingo y San Francisco le inspiraban “siempre grandes y arduas empresas”), hasta que, poco a poco, “llegó a conocer la diversidad de los espíritus que se agitaban en él, uno del demonio y el otro de Dios”.

La suya fue una lenta conversión espiritual que lo llevó –apenas curado- a la elección de consagrar su vida a Dios.

Su calidad y experiencia en la milicia, otorgo a la orden disciplina y autocontrol
No es extraño entonces reconocer una clara estructura de tipo militar por mostrar una obediencia absoluta, persiguiendo una misión clara (a mayor gloria de Dios) y una total despreocupación por los éxitos mundanos (deseos vano)


En un principio, los fundadores querían imitar a los santos por lo que decidieron ir a Tierra Santa e imitar a Jesús de manera literal, es decir, haciendo y viviendo como Él.
Y de paso convertir musulmanes, Pero no le dan permiso de quedarse y regresa a Europa.

Fue éste el inicio de su propio y verdadero camino espiritual; una vida llevada bajo el emblema de la ascesis más severa, con la intención de alejarse de toda pasión terrenal y con la continua sensación de no estar a la altura del tipo de vida emprendido. Fue en Manresa donde comenzó a ayudar a los enfermos y donde tuvo sus primeras visiones místicas y comenzó a tomar notas de lo que habría de convertirse en los Ejercicios espirituales, “más que un libro, un método” de “mística activa”, un sistema de oración y acciones para entrar en unión con Dios, basado en el examen de conciencia (que había que repetir dos veces al día), la oración, y la confesión y la comunión por lo menos una vez cada ocho días


Loyola decide estudiar para ayudar a las almas, al apostolado, según las formas y los métodos que habrían de definirse en los años siguientes. Retornó entonces a España, a Alcalá para iniciar su preparación y seguir los cursos universitarios
Sin perder nunca su voto de pobreza, pide limosna para financiar sus estudios.
Después se va a Alcalá a estudiar filosofía y teología.
Allí es donde elabora su primera propuesta de ejercicios espirituales.

Un libro guía que fomenta y difunde esta espiritualidad tiene su eje central en dicho documento, que son un proceso de experiencia de Dios para buscar, descubrir y seguir la voluntad de Dios.

Sería hasta 1540, cuando es aprobada a cabalidad por la Santa Sede por medio de la bula del Papa Paulo III "Regimini Militantes Ecclesiae".
El grupo, que durante ese período aún carecía de nombre, recibió en 1540, del papa Paulo III, la aprobación oficial como orden religiosa, con la denominación de la Compañía de Jesús. La hagiografía jesuita subrayó siempre la importancia de la “visión de la Storta” (1538) como momento clave para la toma de conciencia de Ignacio, que, a punto de entrar en Roma, habría visto al Señor que lo invitaba a servirlo; de aquí deriva asimismo la elección del nombre de Compañía de Jesús



Sbk?
En América Latina y Norteamérica, los jesuitas fueron apodados por los amerindios
como "Sotanas negras", debido a sus distintivas prendas

La Compañía creció, de hecho, a un ritmo vertiginoso, y de los diez cofrades que se contaban en el momento de la fundación pasó a alrededor de un millar en el año de la muerte de Ignacio (1556). Un éxito estrepitoso, refrendado también por la solemne confirmación de la orden en 1550 con la bula Exposcit debitum de Julio III


Con el descubrimiento de América, las potencialidades misionales de la nueva Compañía fueron evidentes, así como el favor alcanzado del Vaticano
Desde los primeros años de la orden tomaron un primer plano.
El descubrimiento del Nuevo Mundo aunado a los nuevos descubrimientos geográficos, y el éxito de la Reforma protestante en Europa constituyeron el primer horizonte dentro del cual tuvo que actuar la Compañía de Jesús.



Desde la época ignaciana, los jesuitas se comprometieron también a la recatolización de los territorios que fueron abandonados a su propia suerte
Pero ya sea porque eran poco accesibles desde el punto de vista geográfico o por que se hallaban alejados de los centros de la vida civil, pero dadas las dotes casi militares -o mártires- de los jesuitas, estos obtuvieron grandes éxitos donde otros hubieran fracasado.

Especialmente importante fue la labor emprendida por el también vasco, San Francisco Javier en su tarea misionera de conversión en India, China y Japón, hacia donde partió en 1549 cuando aún no había llegado ningún europeo.

Matteo Ricci, de origen italiano, paso 30 años en la corte de China, con lo que ayudo a introducir el cristianismo en aquel pais

Gracias a hombres como ellos, se abandonó la extemporaniedad de las misiones, a menudo apresuradas y caracterizadas por un profetismo milenarista hasta aquel momento, para construir bases más estables y sólidas que permitieran atender con una cierta constancia las comunidades por evangelizar

Uno de los puntos principales de su carisma fue "ir a las fronteras", por eso muchos de los trabajos que desarrollan se dan en lugares en "misiónes"
La misión asumió una función de control sobre la vida de la comunidad.
Por otra parte, ‘el compromiso de ‘conservación social’ más allá de cualquier programa de ‘conquista religiosa’ del cual se hicieron intérpretes los jesuitas no fue una exclusividad de su orden, aun cuando ellos supieron aplicar ‘una más cuidadosa ‘política’ y [una] más sutil capacidad de adaptación’


Otra virtud de la orden es la educación: Pasión por la enseñanza!
Cerca de 3.730 escuelas operadas por jesuitas en el mundo instruyen a 2,3 millones de estudiantes.
Según sus normas, trabajan por la evangelización del mundo, en defensa de la fe y la promoción de la justicia, en permanente diálogo cultural e interreligioso y el motor de la compañía es profundizar en los estudios humanísticos y científicos para entregarlos en las escuelas y colegios que se fueron abriendo en Europa.

Los jesuitas fundarón 231 universidades e innumerables colegios repartidos por todo el mundo y conocidos por la excelente calidad de la educación que se imparte en ellos.

Casi desde un inicio, San Ignacio fundo varios centros de educación superior, uno de ellos, en 1551, fue el prestigioso Colegio Romanosin duda el centro propulsor de todo el sistema educativo de la Compañía.

Esta universidad pontificia rápidamente se convirtió en uno de los más importantes y mas prestigiosa de Roma y de toda Europa. Allí se impartían Artes, Filosofía y Teología, pero no Leyes ni Medicina, materias que permanecieron fuera de la competencia de los jesuitas.


Entre sus alumnos destacados tenemos a grandes figuras como Nadal, Torres, Clavius y a Galileo!
Al menos hasta la condena de Galileo, científico mártir, en esta universidad se dio amplio espacio no sólo a las disciplinas humanísticas sino también a las científicas
Hoy, llamada Universidad Gregoriana, es base esencial para quienes pretenden ascender en la jerarquía vaticana, dirigir diócesis o ser diplomáticos vaticanos.

Después de 1610 los márgenes de libertad intelectual (la denominada libertas opinandi) se redujeron de modo sensible, pero hasta ese momento se puede hablar, sino de una "ciencia matemática, por lo que menos de una cultura matemática jesuita" que procuró extenderse, aunque con escaso éxito, a los colegios de la Compañía.

SBK?
En Italia, además de en Mesina y Roma, se abrieron colegios en Palermo (1549), Bolonia, Ferrara y Venecia (1551), Florencia, Módena, Nápoles y Perusa (1552), Génova (1554), Cagliari, Catanzaro, Milán y Parma (1564), para mencionar sólo las ciudades más importantes


Tres sacerdotes jesuitas que navegaron hacia la bahía de Yokohama, Japón, fundaron la Universidad de Sofía
Otra renombrada escuela jesuita es la Universidad de Georgetown.


Sbk?
Los jesuitas estudian al menos unos 12 años antes de ordenares sacerdote.
Como el caso del papa Francisco, que aunque ingresó en la orden con tan sólo 21 años, se licenció en Químicas, Humanidades, Filosofía y Teología antes de ordenarse.



Fieles defensores de la Fe
La Compañía de Jesús tuvo un papel decisivo durante la Contrarreforma, la reacción de la Iglesia a la reforma del protestante Lutero, y relevante fue su papel en el transcurso del Concilio de Trento, entre 1545 y 1563, en el que destacó la participación de los teólogos jesuitas Salmerón y Laínez.

A la muerte del fundador, en 1556, la Compañía se había extendido por todo el mundo al servicio de la Iglesia y del Romano Pontífice.




A lo largo de los más de 400 años de historia, la Compañía de Jesús ha sufrido diversos avatares, por las sospechas que despertaban algunas de sus actividades

Un ejemplo? El oprovio que sufrieron las misiones en las Reducciones del Paraguay, una especie de comunidades agrícolas que los jesuitas desarrollaron con los indios guaraníes en los siglos XVII y XVIII

Los jesuitas tuvieron problemas con la Inquisición; fueron expulsados de Portugal (1559), de Francia (1764) y de todos los dominios del Rey de España Carlos III en 1767.
La razón? por defender incondicionalmente al papado frente a estos gobiernos "ilustrados" que no lo reconocían como autoridad.

En 1773, la Compañía de Jesús fue suprimida por un edicto promulgado por el Papa Clemente XIV y restituida en todo el mundo en 1814 por el Papa Pío VII.

Supresión y restitución
Una vez restaurada, la Orden continuó su expansión, también en España, de donde en el siglo XIX fue suprimida en cinco ocasiones y disuelta en el XX, cuando en 1932 el gobierno de la Segunda República declaró inconstitucional el voto especial de obediencia al Papa.
En 1938, los jesuitas recobraron en España la situación jurídica anterior a la Constitución de 1931.


Sbk?
Los jesuitas en Europa fueron una fuerza significativa en la Contrarreforma luego del surgimiento del Protestantismo en el continente.
Sus imponentes iglesias barrocas en Roma son legado de ello.


Igual que en el pasado, algunos les han guardado recelo por ser tan "progresistas"
Los jesuitas siempre han promovido una agenda de justicia social, y su labor con los pobres de Latinoamérica a finales del siglo XX provocó inquietud en el Vaticano por el temor de que estuvieran adoptando movimientos políticos marxistas.

Algunos jesuitas, especialmente en EU y Holanda, pusieron en entredicho los pronunciamientos papales sobre control de natalidad, celibato y la exclusión de mujeres en el sacerdocio.


Durante el papado de Benedicto XVI, algunos escritos de un jesuita español, el reverendo Jon Sobrino, un connotado defensor de la teología de la liberación, fueron tachados por el Vaticano como "erróneos o peligrosos".

El año pasado, el cardenal Donald Wuerl, de Washington, criticó a la Universidad de 

Georgetown por invitar a la secretaria de Salud estadounidense a dar un discurso.
Los obispos de EU han chocado con el gobierno de Barack Obama en temas como salud y anticoncepción.


Otra escuela jesuita, la Universidad de Seattle, provocó el enfado de los católicos conservadores al invitar como orador a un ex gobernador que apoyaba el aborto.

Sbk?
El reverendo Robert Drinan, un jesuita, fue elegido al Congreso de EU durante el momento más tenso de la guerra de Vietnam, con un programa político opuesto al conflicto. Cuando murió, en 2007, el senador Edward Kennedy lo describió como la "imagen de un valiente", una referencia al libro "Profiles in courage" (Biografías de Valor) escrito por su hermano John F. Kennedy.

Restauración SJ
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...